Historia de los test de inteligencia y las mediciones de CI

Los primeros científicos que pensaron en medir la inteligencia fueron Paul Broca (1824-1880) y Sir Francis Galton (1822-1911). Ellos tenían la teoría de que existía una relación directa entre el tamaño del cráneo y la inteligencia. Creían que a mayor tamaño del craneo, más lista era la persona. Con el tiempo se fue descubriendo que esta hipótesis no era cierta.

En el año 1904 el ministro francés le encargó a Alfred Binet (1857-1911) y Theodore Simon (1873-1961) un test de inteligencia que pudiera medir la capacidad mental de los niños en edad escolar, y así, poder distinguir entre los alumnos que tuvieran algún grado de retraso y los alumnos que iban mal en el colegio por ser vagos. Así es como nació el primer test de CI, aunque su escala de medición era bastante escasa ya que se basaba en la lógica, rimas y memorizar objetos.

Años más tarde, durante la Primera Guerra Mundial, el psicólogo Lewis Terman y el investigador Alfred Binet desarrollaron un test que pudiese aplicarse en la selección de soldados que formaban el ejercito de los Estados Unidos. El resultado fue el IQ Test Satanford-Binet, un test de inteligencia mucho más completo que el anterior y que sigue utilizándose hoy en día. En él se ponen a prueba la memoria, la comprensión , el lenguaje y el razonamiento.

La puntuación del test de coeficiente intelectual, combinándolo con la edad de la persona, proporciona información sobre su desarrollo intelectual. El CI se calcula mediante la fórmula: (edad mental/edad cronológica) x 100. Este test llegó a tener un gran éxito tanto en Europa como en América, aunque, por supuesto tuvo muchos detractores.

Dependiendo del resultado que te de la ecuación se puede determinar el grado de inteligencia de una persona, siendo 100 la medida considerada como “normal”:

CI de 130 o más – Muy superior (superdotado)
CI entre 120 y 129 – Superior
CI entre 110 y 119 – Medio-alto
CI entre 90 y 109 – Medio
CI entre 80 y 89 – Medio-bajo
CI entre 70 y 79 – Bajo
CI de 69 o menos – Deficiente
CI entre 50 y 69 – Deficiente ligero
CI entre 35 y 49 – Deficiente moderado
CI de 35 o menos – Deficiente grave

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *